Una plaza atractiva y pintoresca dentro del entramado urbano, que también constituye un sitio de referencia obligada para visitantes y locales. La plaza alberga la iglesia de igual nombre, único templo en Camagüey de dos torres campanarios y que fuera el cuarto construido con estas características en Cuba. Le da vida al lugar un llamativo conjunto de esculturas de bronce que reflejan escenas cotidianas de los moradores del barrio. En el entorno se encuentra la galería de la artista de la plástica Martha Jiménez, artífice además de las obras escultóricas de la plaza. De igual modo, realzan los atributos del sitio el restaurante y el hostal nombrados El Paso, así como el restaurante El Ovejito.