Localizado en uno de los sitios más céntricos y atractivos de la ciudad, a la entrada de la Plaza del Gallo y frente a la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, este hotel se distingue por su sobria elegancia, el buen servicio, así como el agradable ambiente del lobby bar y áreas comunes. Justo en el último piso del hotel, donde se encuentra el restaurante y tras vitrales de bello diseño, el visitante tiene la oportunidad de acceder al balcón convertido en mirador, donde se disfruta de una atrayente vista de una parte del centro histórico de Camagüey.