La Casa de la Trova le permitirá deleitarse con la música tradicional ejecutada por solistas y conjuntos, así como saborear bebidas y cócteles del país. Su arquitectura colonial, el acogedor bar y el patio, realzan el valor del inmueble y harán su visita inolvidable. Ubicada en una céntrica posición, a un lado del Parque Agramonte, la Casa de la Trova lleva el nombre de Patricio Ballagas en recordación a un destacado trovador camagüeyano de las primeras décadas del siglo XIX. Ocupa el lugar de una antigua casona colonial del siglo XVIII, aunque la vivienda primitiva que allí existió fue habitada por un Capitán de la colonia que cayó luchando contra los piratas que atacaron la Villa en 1679.