Ubicada junto al Parque Agramonte, constituyó una de las primeras viviendas de la ciudad en el siglo XVII. La mansión es un convincente ejemplo de la introducción del eclecticismo como su expresión formal y nuevo código arquitectónico en el contexto urbanístico. Representa una muestra de arquitectura doméstica excelentemente restaurada. Posee cuatro salas expositivas en las que se promueve el conocimiento de la pluralidad multicultural camagüeyana.